La depresión y el virus del papiloma humano (VPH)

El papilomavirus o virus del papiloma humano (VPH) es considerado de alto riesgo para el cáncer cervicouterino, tanto hombres como mujeres están expuestos y alrededor del 80% de la población sexualmente activa lo padece o lo padecerá en el futuro. De la misma manera la depresión es un problema de salud pública que afecta la esfera biopsicosocial de quienes la padecen.

El contagio por el virus del papiloma humano (VPH) representa un potencial factor de depresión y ansiedad de quien descubre la infección.




Estudios sobre la historia natural de la infección por virus del Papiloma humano (IVPH) han evidenciado que una fracción importante de mujeres (40,0-60,0%) se infectan entre los 20 y 40 años de edad (1). La mayor parte de estas se resuelven de forma espontánea sin consecuencias; sin embargo, la persistencia de la lesión en el epitelio cervical ocurre en el 5,0-10,0% y aumenta el riesgo de desarrollar lesiones intraepiteliales de alto grado y cáncer cervical.

La posibilidad de tener cáncer es el origen de la angustia en las pacientes y presentan mayor ansiedad en situaciones imprevisibles que en las previsibles. El sobresalto por el resultado del Papanicolaou en el contexto de la situación imprevisible es un factor determinante que afecta el estado emocional de las pacientes (2).

Por otra parte la depresión tiene diferentes clasificaciones de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), en donde la sintomatología se caracteriza por un estado de ánimo triste persistente, pérdida de energía e interés por las cosas, alteraciones en el sueño, pensamientos de muerte entre otros.

A medida de que vamos creciendo y nos vamos desarrollando tanto física como mentalmente deberemos considerar que nuestra toma de decisiones debe ser consciente. Una de esas decisiones importantes es la pareja: la persona con quien vamos a compartir nuestra vida y con quien estaríamos teniendo a nuestra descendencia.

Es muy difícil saber quién está infectado por el virus, aún con el uso del preservativo la infección se puede trasmitir con el contacto directo piel con piel. La reacción de primer impacto al enterarse que se está infectado por VPH es de angustia, intranquilidad y miedo a que ocurra lo peor como por ejemplo el desarrollo de cáncer con algún serotipo 16 o 18, seguido de la paranoia hacia la pareja, es decir pensar que el actual compañero sexual está involucrándose con más personas o pensando que puede ser infiel. O por el contrario notificarle a la pareja que ambos tienen VPH también causa angustia. n


Actualmente no existe una cura para el VPH pero si se puede tratar, en algunos casos el sistema inmunológico elimina al virus al cabo de 2 años, pero lo más adecuado es lo siguiente:

  1. Tener consciencia de autocuidado: La consciencia de autocuidado se logra acudiendo con un profesional de la salud mental. La promiscuidad sexual es una característica de baja autoestima y autodescuido, ya que se expone al cuerpo a múltiples infecciones por transmisión sexual. AL igual que tener una infección y no tratarla.

  2. A partir de 2 parejas sexuales a lo largo de la vida existe un riesgo potencialmente alto para adquirir el virus por lo cual lo adecuado será tener relaciones sexuales monógamas. El uso del condón masculino o femenino no garantiza que no aparezca la infección por VPH.

  3. Abstinencia sexual.

  4. No elegir como pareja a personas que cumplan un perfil de rasgos sociopáticos de la personalidad o trastorno límite de la personalidad.

  5. En caso de tener el papilomavirus acudir con los siguientes profesionales de la salud para el tratamiento de la enfermedad: ginecólogo o urólogo, psicólogo, psiquiatra y nutriólogo.

  6. Te recomendamos que, al iniciar una relación afectiva, esta no se sexualice desde el primer momento, no adelantes procesos, recuerda que el noviazgo es aún un proceso de conocimiento continuamente variable.

  7. Privilegiar la comunicación es un aspecto fundamental en pareja para conocer si es activo (a) sexual, antecedentes y/o hábitos sexuales.

  8. Evitar el destrampe cuando se está en depresión y acudir con un profesional de la salud mental.

Recuerda lo siguiente: El costo de no tratarse en las fases de prevención y atención de una enfermedad será mucho mayor que el de tratarse.


¡Tu salud física y mental es muy importante!


ENLACE EMOCIONAL SC

Tu cambio personal es nuestra meta





BIBLIOGRAFÍA

1. Hidalgo MA. El cáncer cérvico-uterino, su impacto en México y por qué no funciona el programa nacional de detección oportuna. Revista Biomédica 2006; 17(1):81-84.

2. Maissi E, Marteau T, Hankins M, Moss S, Legood R, Gray A. Psychological impact of human papilomavirus testing in women with borderline or mildly dyskaryotic cervical smear test results: cross sectional questionnaire study. BMJ 2004;328:1-6.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram